lunes, 25 de octubre de 2010

Juegos Psicológicos


Desde que Eric Berne habló de los juegos psicológicos, las llamadas relaciones disfuncionales, improductivas o sadomasoquistas, es decir todas aquellas relaciones entre personas en las que se sufre por razones reales o imaginarias, de formas físicas o psicológicas, fueron comprendidas desde otra dimensión.

Berne en 1964 identificó y catalogó los juegos psicológicos y posteriormente los seguidores del Análisis Transaccional han continuado desarrollando el tema. Lo que aun me extraña es que un concepto tan esclarecedor de las relaciones improductivas no sea más conocido o incluso se explique en los colegios y los institutos de forma que sirva para mejorar las relaciones interpersonales. Pero bueno, todo se andará.

Sobre los juegos psicológicos o juegos de poder, hay que saber varias cosas.

Los juegos psicológicos son series de transacciones de las denominadas transacciones ulteriores dobles en Análisis Transaccional, que avanzan hacia un desenlace negativo "previsto" de antemano, de manera que aunque en la comunicación hay un nivel social que parece el importante, lo que verdaderamente se cuece está pasando más o menos inconscientemente a un nivel psicológico.

En todo juego psicológico el jugador que lo ha iniciado acaba produciendo un cambio inesperado que sorprende, chasquea o frustra al otro jugador que ha enganchado en el juego, siendo ambos más o menos inconscientes de lo que sucede.

Pero los dos jugadores (como en un timo) tienen más o menos análoga responsabilidad en lo sucedido, uno por iniciar el juego a tenor de una compulsión repetitiva y el otro por enganchar en él debido a que tiene alguna debilidad psicológica.

Y el resultado final es siempre insatisfactorio para los dos jugadores, que finalmente se intercambian caricias negativas, aunque a veces el que inicia el juego obtiene un resultado psicológico que en apariencia puede parecerle positivo, pero que en el fondo siempre es negativo.


AUDIO I


AUDIO II






















.